UGT reclama una Directiva que regule los riesgos psicosociales en los centros

Salud Mental

El sindicato valora que el debate en torno a la salud mental y exige medidas urgentes para proteger a las personas trabajadoras


En el Día Mundial de Lucha Contra la Depresión UGT reclama pasar a la acción de forma inmediata para proteger de forma efectiva la salud mental de las personas trabajadoras y recuerda que la depresión es un trastorno emocional que afecta a cerca de 300 millones de personas en el mundo.

El sindicato celebra que los problemas de salud mental estén siendo objeto de debate social en la actualidad puesto que han sido una asignatura pendiente tanto en el terreno de la salud pública como en el de la salud laboral, siendo los grandes olvidadas en los entornos preventivos. Sin embargo, denuncia que el aumento de la demanda asistencia en salud mental está tensionando los servicios y deteriorando mucho su calidad.
 

De hecho, según datos de la OMS, nuestro país tiene una ratio de profesionales de la salud mental tres veces inferior por población respecto a los países de nuestro entorno. En 2018, por cada 100.000 habitantes había cerca de 6 psicólogos y 11 psiquiatras, mientras que la media de la UE rondaba los 38 y 18 profesionales respectivamente. 

La depresión es un trastorno mental frecuente que puede llegar a hacerse crónica o recurrente y dificultar sensiblemente el desempeño en el trabajo y la capacidad para afrontar la vida diaria y en su forma más grave, puede conducir al suicidio. Según el INE en 2021 se suicidaron 4.003 en España personas, un 1,6% más que en 2020, una cifra que no para de crecer.

Plan de choque contra la siniestralidad laboral 

Por ello UGT reclama una Directiva comunitaria que regule la forma de gestionar los riesgos psicosociales en los centros de trabajo ya que son los únicos riesgos laborales sin una normativa propia y propone incluir en el Listado de Enfermedades Profesionales patologías relacionadas con estos, siguiendo el ejemplo de la OIT. Es un hecho que las patologías derivadas de los riesgos psicosociales de origen laboral, apenas tienen reflejo en las estadísticas ya que se derivan a las contingencias comunes.

El sindicato insiste en que las empresas deben realizar evaluaciones de riesgos psicosociales y aplicar medidas preventivas y reclama un Plan de choque contra la siniestralidad laboral que incluya la reducción de la incidencia de los riesgos psicosociales entre la población trabajadora, ya que la primera causa de muerte por accidente de trabajo durante la jornada laboral son los infartos y derrames cerebrales, patologías que podrían estar relacionadas con la exposición a riesgos psicosociales de origen laboral.