No module Published on Offcanvas position
C. Tomás Redondo, 1, 28033 Madrid ugt@iberdrola.es

La reforma de la gobernanza económica europea pone en riesgo la inversión y el gasto social

WhastAPP

UGT rechazará cualquier acuerdo que afiance la austeridad y hace un llamamiento a favor de unas normas justas y realistas

El pleno de la Eurocámara ha respaldado con 431 votos a favor, 172 en contra y 4 abstenciones el mandato negociador lo que permitirá iniciar las negociaciones con el Consejo para pactar la formulación final de la legislación que reemplazará el reglamento sobre vigilancia presupuestaria multilateral, el llamado «brazo preventivo del Pacto de Estabilidad y Crecimiento». 

En un contexto, UGT advierte de que la obsesión por la reducción de la deuda obligará a los gobiernos a elegir entre inversiones y gasto social, con enormes consecuencias sociales y políticas lo que dará alas a la extrema derecha.

Los miembros de la Eurocámara introdujeron cambios sustanciales respecto a la propuesta original de la Comisión y el acuerdo con los Estados miembros tendría que alcanzarse en cuestión de semanas si se quiere que la reforma se apruebe antes de las elecciones europeas de junio.

Si bien el acuerdo del Parlamento Europeo es mejor que la propuesta de la Comisión Europea, que el acuerdo alcanzado por el Consejo de la UE o que volver a las viejas normas o no tener ninguna norma en absoluto, la Unión General de Trabajadoras y Trabajadores considera esencial que se garanticen unas políticas fiscales que pongan especial énfasis en las inversiones necesarias para la doble transición, más flexibilidad y más credibilidad.

Priorizar el gasto social, los servicios públicos y la inversión

El acuerdo del Parlamento Europeo establece elementos positivos como nuevos valores numéricos para definir la reducción de la deuda requerida y desviación de los planes de gasto para dar espacio a la inversión; diez años adicionales para completar la reducción del exceso de deuda; o nuevas disposiciones para asegurar la identificación nacional con los planes económicos.

Por todo ello, y ante este momento crucial en el devenir del modelo europeo, el sindicato hace un llamamiento a favor de unas normas realistas y justas y, rechaza, por tanto, cualquier tipo de acuerdo que afiance la austeridad, recree los mismos problemas que las normas de gobernanza económicas anteriores y dé prioridad a la reducción arbitraria de la deuda sobre el gasto social, los servicios públicos y la tan necesaria inversión, elementos esenciales para superar las múltiples crisis a las que nos enfrentamos.