DE NUEVO, EN LA PUERTA DEL JUZGADO


A UN JUBILADO DE IBERDROLA, ASISTIDO POR LOS SERVICIOS JURÍDICOS DE UGT, SE LE RECONOCE INSTANTES ANTES DEL JUICIO LA INDEMNIZACIÓN POR LAS LESIONES SUFRIDAS EN EL TRABAJO

ESO SÍ, NO SIN QUE ANTES LA EMPRESA LA ESCATIME: ¡900 EUROS!

En 2018, un compañero de Iberdrola con 63 años, más de 38 años de experiencia e intachable trayectoria laboral, sufrió un accidente laboral que le dejó una serie lesiones permanentes no invalidantes (secuelas) de bajo alcance.

Cuando se sufren secuelas, en función de la gravedad, la Seguridad Social establece una indemnización única a tanto alzado. Con el dictamen de la Seguridad Social, si se es titular del seguro colectivo de vida, se debe acudir a éste para que también, en función de un baremo, abone la indemnización establecida. Es condición imprescindible la valoración de la Seguridad Social para poder iniciar los trámites con el seguro.


Lamentable1
En este caso, estamos hablando de una cantidad TOTAL de algo más de 2.100 €. (Sí, 2.100 €, no es un error).


Pues bien, en el tiempo que trascurrió entre la valoración de la Seguridad Social y su dictamen, que posibilita iniciar la reclamación al seguro, nuestro compañero se jubila por alcanzar los 65 años.


El ya jubilado, con la resolución de la SS, inicia con aseguradora (AXA) y tomador (Iberdrola) los trámites para el cobro de la indemnización, pero de forma increíble, tanto aseguradora como Iberdrola le contestan que “ya no es empleado” y que por tanto “no tiene derecho a la cantidad económica”.


Comienza entonces un “juego” que ha durado más de 2 años en el que aseguradora y empresa se pasan repetidamente la pelota. Cansado de la tomadura de pelo, nuestro compañero a través de los servicios jurídicos de UGT, interpuso demanda y, en la puerta del juzgado, Iberdrola, como tomador del seguro, ofreció Lamentable21.200€ que, entre advertencias por parte de la aseguradora de que “presentaría recurso alargando aún más el proceso”, el jubilado aceptó cansado de las idas y venidas y los distintos trámites.


Éste es un nuevo ejemplo del respeto a la plantilla, en este caso, el respeto por uno de nuestros jubilados, una “forma de hacer” a la que ya estamos acostumbrados y en la que si el trabajador/a “no reclama” la empresa “gana” (¿gana?... ¿900€?). Nos preguntamos la incidencia de 2.100€ las cuentas de la compañía.


Algunos, los mismos que tienen en su mano evitar estos sinsentidos, se preguntan el porqué del mal ambiente laboral en Iberdrola. Es esta “forma de hacer” y no la beligerancia de la Plantilla, la que provoca que en el último trimestre de este año 2022, UGT y CCOO tengamos 3 demandas colectivas pendientes de juicio.

Lamentable.

Telegram2